Bienvenidos a este humilde pero sincero espacio. Aquí escribo mis pensamientos, cosas que me preocupan, algunas vivencias, historias que conozco... lo que me dicta el corazón para compartirlo con otras personas, es una manera de saber que no estamos solos en este mundo virtual y poder hacerlo más real y cercano. Me gusta escribir y me siento bien haciéndolo, ojala estás letras lleguen a ustedes como yo quisiera. Siéntanse libres de comentar lo que deseen. Gracias por estar aquí.

jueves, 28 de mayo de 2015

Suegra y nuera



Ayer coincidentemente escuché a dos personas emitir frases que son las que dan lugar a este texto. Muy temprano en la mañana cuando iba llegando al trabajo me detuve a tomar un café y comprar cigarros, mientras degustaba mi humeante café escuché a mi lado a una muchacha que decía: “Mi suegra es una víbora, pero si quiere guerra, guerra va a tener”. Y pensé pobre un hombre, hijo y esposo, que se verá envuelto en una terrible batalla.
Minutos después ya en el trabajo escuché a una compañera exclamar: “¡No soporto a mi nuera! La odio ¿qué puedo hacer?”. Y pensé hmm… eso olió a campo de batalla. El comentario fue más largo pero no lo voy a repetir aquí. Las palabras no me agradaron pero no emití ninguna opinión porque el tema suegra-nuera es muy controvertido y escabroso.
Yo he tenido dos nueras y con ninguna me he comportado mal. Me atrevo a afirmarlo porque nunca tuvimos problema. Eso sí, nunca me he metí en sus vidas. Podía darles un consejo o una opinión si me la pedían pero nada más. Quizás por eso nunca tuve altercado con ninguna de las dos. Déjenme decirles que no por eso todo era color de rosa. Nos llevábamos bien pero muchas veces no era fácil, en ocasiones lo que veía no me gustaba o no estaba de acuerdo con lo que escuchaba. Pero siempre supe darme mi lugar y no intervenir porque eran cosas que la nueva pareja tenía que resolver por ellos mismos. Y por supuesto no eran cosas graves.
No podemos olvidar que los jóvenes tienen derecho a hacer su vida a su manera y por supuesto esa manera nunca es como la nuestra pero eso no nos da derecho a interferir en todo momento en sus asuntos. Además recuerden que esas mujeres (nueras) que entran a formar parte de nuestra familia son diferentes a nosotras porque han tenido una educación y experiencias de vida distintas a las nuestras y no podemos esperar que ellas sean como nosotros queremos que sean. Por favor, eso no ocurre ni con nuestras propias hijas, educadas y criadas por nosotros a nuestra manera y sin embargo cuando crecen van asumiendo sus propias ideas y forma de vida.
A mis nueras siempre las respete y nunca las agredí de ninguna forma, quizás por eso ellas también me respetaron y tampoco me agredieron en forma alguna. La primera era todo un dilema una muchacha con muchos complejos pero una buena muchacha, y yo mantenía nuestra relación dentro del respeto y la comprensión, por eso nunca tuvimos problemas. La segunda… esa también era una buena muchacha y alguien a quien me unían (creo que me unen todavía) lazos de cariño muy fuertes, nunca la vi como nuera siempre como mi otra hija. Su partida me dolió y aún me duele…
Volviendo al tema, yo no habré sido una excelente suegra porque eso de la excelencia es casi imposible, pero al menos me considero una buena suegra, porque ninguna de las dos puede decir que yo les hice la vida un yogurt como decimos vulgarmente, ni que yo me metía en todo, ni que recibieron agresiones bajo mi techo (ni verbales y mucho menos físicas) ni mías ni de nadie, ni ninguna de esas otras cosas de las que se quejan todo el tiempo la mayoría de las muchachas de sus suegras.
La relación suegra-nuera es considerada como un constante campo de batalla y con frecuencia, lo es. Sin embargo, esto no tiene porque ser de esta manera. Cuando las dos deciden evitar y solucionar los problemas que se presentan, se puede dar una situación en donde todos ganen, tanto ambas mujeres, como el hombre que se encuentra entre ellas. Esta relación, como todas las que son exitosas, debe de estar basada en el respeto, paciencia, aceptación y tolerancia.
Para nosotras como madres lo más importante es ver a nuestro hijo feliz, y estar peleando constantemente con tu nuera y poniéndolo a él entre ambas, lo que hace es que el evite estar presente en esas situaciones que lo incomodan, y simplemente se distancia. Muchas suegras piensan que porque son mayores que las nuera son éstas quienes deberían de hacer el esfuerzo por mantener una buena relación con ellas. Sin embargo, no es así. ¡Una buena relación requiere de la comprensión de ambas!
Además amigos, tengamos en cuenta que generalmente, las nueras están prejuiciadas por cientos de historias en las cuales la suegra casi casi es un monstruo (aunque a veces es así). Historias que la describen como entrometida, gruñona, controladora, criticona, mala, con el deseo de causar problemas entre su hijo y su esposa, etc. En función de esto, no es de extrañar que la nueras tiendan a tomar de manera personal y como crítica, casi cualquier comentario que su suegra les puedas hacer.
En la conocida histórica rivalidad entre nueras y suegras, generalmente son las suegras las que son objetivo de crítica e incluso de bromas y chistes. Pero no es menos cierto que, no solo se lidia con situaciones complicadas generadas a causa de las suegras sino que también en muchos casos las nueras nos ponen en situaciones complicadas con las que lidiar dentro de la familia.
Una de las principales causas de estos conflictos suegra-nuera viene dado por la ausencia de límites. Esta ausencia se puede manifestar en muchos escenarios. Uno de los más corrientes es el "territorio". Una nuera problemática, suele olvidar que su marido, es también nuestro hijo. En los casos de malas relaciones, la situación se transforma en un escenario de “guerra fría” donde quien se perjudica, en definitiva, es la familia.
Algunas suegras viven con una idea preconcebida de la nuera que quieren tener; al no cumplirse las expectativas, se desencadena un sentimiento negativo, casi involuntario, y se consideran las decisiones de la nuera como actos de rebeldía. Por su parte, las nueras son conscientes de lo fuerte que puede ser el vínculo entre madre e hijo y temen no ser capaces de mantener nunca una relación igual de sólida. Saben que se les exigirá mucho, y la presión les genera inconscientemente rechazo, inseguridad y temor. Las nueras también deben poner de su parte, hacer todo lo posible por comprender a la mamá de su pareja y fundar una buena relación desde el principio.
Nosotras como suegras debemos aceptar que nuestro hijo ha crecido. Dejar de verlo como un niño y saber que es mayor para tomar sus propias decisiones y crear su plan de vida con quien él quiera. Como madre lo hemos criado lo mejor posible y ahora es el momento de que él tome sus propias decisiones. Por lo que en realidad debemos velar es porque la nueva pareja se quiera, se respete y respete las normas de la casa y la familia.
La relación suegra-nuera es una de las más frágiles que existen. Son dos mujeres, lo que por sí genera rivalidades y competencia, dos madres (porque la nuera si ya no lo es lo será) con ideas particulares acerca de lo que es bueno para los niños, dos amas de casa con ideas distintas acerca de cómo debería llevarse una casa y además, dos mujeres batallando por el afecto, el tiempo, la atención de un mismo hombre. Con todos estos factores en contra, surge la pregunta: ¿Pueden dos mujeres amar al mismo hombre y aún así, llevarse bien? Sí, yo creo que sí, yo sé que sí porque conozco muchos casos y hasta ahora a mi me ha pasado.
Lo más importante en la vida es el amor, las suegras no pueden pensar solo en ellas y en restar un miembro a la familia cuando se sienten contrariadas o se creen ofendidas, por el contrario deben ganar una hija y asegurar la felicidad de su hijo porque el ama a esa otra mujer y la guerra le hará mucho daño. Y las nueras no olviden que esa otra mujer, la suegra, fue quien dio a luz al hijo que hoy es su amante esposo o novio, por lo que se merece respeto y comprensión. No interfieran en la relación madre-hijo. Déjenle saber a su suegra que entienden que el amor de ella por su hijo no cambiará y que el amor que su hijo tiene por ustedes es diferente. Él las ama a las dos, así que vivan en paz y amor por el bien de todos.
Amigas, todas en esta vida somos primero nueras, después madres y al final llegamos a ser suegras. Además si tienes hijas piensa como te gustaría que la tratara, la quisiera y la comprendiera su suegra. De esa misma forma hazlo con tu nuera.
Con mi primera nuera tuve buenas relaciones, con la segunda como dije era como mi hija, siempre la vi como mi amiga, nunca como una rival a la que tuviera que disputarle el amor de mi hijo. Creo que ambas me llegaron a querer y a respetar, como yo hice con ellas. Hoy sólo les deseo lo mejor y que donde quiera que vayan encuentren una persona que las quiera, las respete y las comprenda. Una familia que las acoja con amor y una suegra que no les haga la llamada y equivocada guerra.

11 comentarios:

  1. El tema es muy controvertido, gracias a dios yo soy hombre y conmigo las suegras siempre se han llevado muy bien. Pero tienes mucha razon en eso de que ambas mujeres deben poner de su parte en dicha relacion.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Peter, es cierto que nosotros los hombre corremos con mejor suerte en este tema, aunque yo tuve una suegrita que me daban ganas de ahorcarla por lo entrometida y h.p. que era.

    ResponderEliminar
  3. mi suegra me tomo como su empleada domestica yo tenia que aser todo y ella se sentaba a fumar en el livin y me apuraba con el almuerzo para ir a dormir siesta si yo contara todo lo k sufri hasta me pego. Terminamos mudándonos y el va a verla cada cierto tiempo pero yo nunca mas he ido y el ni siquiera me lo pide, sabe que no quiero volver a verla por todo lo que yo sufri

    ResponderEliminar
  4. en este sentido yo soy como tu. en el 2011 se casaron mis 2 hijos, mujer y varon, y no me considero pero para nada de ese tipo de suegra que describen, la verdad es que si no me llaman no voy, si me necesitan, ahi estoy, son ellos los que van siempre a casa a comer o visitarme, sin que yo o mi marido los estemos llamando, me cuido muchisimo de ser la vieja de m...., no doy consejos ni opino de nada, dejo que hagan su vida como mejor les parece, para mi lo mas importantes es verlos juntos y felices, cada uno que haga su vida que yo hago la mia.

    ResponderEliminar
  5. Yo me llevo muy bien con mi suegra, somos amigas y hablo muchisismas cosas con ella algunas que no hablo a veces ni con mi esposo, porque al ser mujer como yo me entiende mejor.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra saber d otras mujeres q c lallevan bien con su suegra, la mía es una mujer d Dios, con mucho valor y dcidida; la cual m ha adoptado casi q como una hija, locual le agradezco, y le pido siempre a Dios q la cuid y la guarde d todo mal.

    ResponderEliminar
  7. Yo afortunadamente con las 2 suegras que he tenido me he llevado de maravillas pero creo que es muy importante mantener el respeto

    ResponderEliminar
  8. Excelente reflexión, son estas cosas las que deberíamos leer para poder comprender lo que pasa a nuestro al rededor. Las frases de reflexión para algunas personas pueden significar un gran cambio en su vida y su entorno.

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo una bella nuera no puedo decir nada de ella es mi mejor amiga la amo

    ResponderEliminar
  10. Soy nuera y actualmente paso por una relación complicada con mi suegra, ella cuida mis hijos, por que por el momento no tengo quien lo haga, ademas utiliza mi pieza, ya que vive enferma y debe estar cómoda para sentirse bien y poder cuidar a mis hijos; además para que accediera a cuidarlos, tuve que destinar los recursos que pagaba antes a mi nana a ella, osea un buen sueldo mucho mas del mínimo, últimamente a sido una pesadilla, ya que comenzó a meterse en la relación con mi esposo y con mis hijos; se que la relación entre Suegra y Nuera puede ser de amor, respeto y comprensión tengo una hermana que tiene una excelente suegra, lo que es yo me toco una bastante complicada y eso que yo trato de llevar la fiesta en paz, ya que las veces que e dado mi opinión queda la embarrada ya que ella dice que yo la maltrato y le dan alzas de presión ficticias, asique yo de suegras buenas no se nada, solo se de las suegras natres y terribles

    ResponderEliminar
  11. Yo gracias a Dios tengo una excelente relación con mis dos nueras las quiero muchísimo... Son maravillosas mujeres esposas y mamas (1) que Dios las bendiga....

    ResponderEliminar